Portal de Gazteaukera

Logotipo Gazteaukera. Euskadiko gazteentzako ataria. Portal de la Juventud de Euskadi

Euskadi.eus. Euskal Administrazioen ataria. Portal de las Administraciones Vascas

 
Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Salud
  • Gazteaukera en Facebook
  • Gazteaukera en Twitter
  • Gazteaukera en Youtube
  • Gazteaukera en Flickr
  • Gazteaukera en Instagram
  • Blog Gazteaukera

Cuida tu estética

Tomar el sol

El sol es un gran aliado para nuestra salud, pero también un gran enemigo. Y es que, una exposición prolongada al sol puede quemar nuestra piel, y tener efectos muy negativos en nuestra salud.

Aún así, el sol sigue siendo una fuente de vitalidad. Y es que, activa la circulación, favorece el desarrollo de la vitamina D3, fortalece los huesos, refuerza el sistema inmunológico, equilibra el sistema nervioso, activa las hormonas y combate la depresión.

Consejos para que tu bronceado sea más saludable y más bonito y dure más tiempo:

Autor/a foto: Ashok Prabhakaran.
  • Aplica el protector 15 minutos antes de exponerte al sol y extiéndelo bien por toda la piel.
  • Aplica el protector cada dos horas. El agua, el sudor y el roce de la toalla reducen el nivel de protección.
  • No estés al sol durante las horas de más intensidad. Es decir, entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde.
  • Toma el sol poco a poco.
  • Utiliza durante los primeros días un producto con alta protección. Si estás bronceado o bronceada sigue utilizando el protector.
  • A pesar de estar nublado, utiliza un protector.
  • Hidrátate bien. Bebe mucha agua y toma cítricos.
  • Toma una ducha tibia después de la exposición al sol. No olvides aplicarte una crema hidratante o after sun.

Puedes realizar el test para conocer la sensibilidad de tu piel a la luz solar y conocer cómo actuar correctamente (folleto  tu piel y el sol  pdf, 74 Kb)
Oros consejos como: disfruta del sol pero protege tu piel  (pdf, 82 Kb) te pueden ayudar.

Ir al inicio

Protege tus ojos

Betaurrekoak
Autor/a foto: En busca del sol.

La mala calidad de las gafas de sol no graduadas puede dañar gravemente nuestros ojos. Unas lentes no adecuadas pueden producir mareos, rojeces, lagrimeo y conjuntivitis. Así mismo, la falta del filtro ultravioleta puede traer a largo plazo la aparición de cataratas. Por ello, es muy importante elegir adecuadamente las gafas de sol no graduadas.

Consejos para elegir bien las gafas de sol:

  • Acude a una tienda especializada y realiza tu consulta a un óptico diplomado.
  • Ten en cuenta que las gafas deben disponer de la garantía de la CE.
  • Las gafas deben tener una protección total contra los rayos ultravioleta.
  • Una lente oscura no quiere decir mayor protección.
  • Elige la lente que necesitas, ya que según la actividad que se desarrolla el tipo de lente que se debe utilizar es distinta. Para esquiar por ejemplo, se necesita un protección alta.
  • La lente elegida no debe tener graduación.
  • Comprueba que las gafas están en buen estado. Es decir, que no tienen rugosidades o puntas salientes.
  • No olvides que cada persona tiene una sensibilidad distinta, por lo que no todas las gafas sirven para todas las personas.

Ir al inicio

¿A dieta?

Autor/a foto: Jan Fidler.

Cuando se toma la decisión de hacer una dieta, es muy importante dirigirse a un especialista.  Si tienes intención de adelgazar, sigue los siguientes consejos y cuida tu salud:

  • Antes de comenzar a hacer dieta, piensa si realmente lo necesitas. Quizás te veas gordo o gorda, pero en realidad no es así.
  • Comprueba si tu peso se adecua a tu altura.
  • No hagas una dieta por tu cuenta. Acude al especialista, que preparará un régimen específico para ti.
  • Sigue los pasos y consejos del especialista.
  • Haz deporte.
  • No olvides que no existen dietas milagrosas y que hacer un régimen exige un poco de esfuerzo.

Ir al inicio

Cosméticos a tono con tu piel

Cosméticos
Autor/a foto: EventPhotosNYC.

Antes de utilizar un cosmético, debes tener en cuenta tu tipo de piel, ya que, el producto elegido debe ser adecuado. Hay distintos tipos de piel.

  • Piel normal. No tiene lesiones y es firme, flexible, fina y de tacto suave. Asimismo, los poros están cerrados y tiene un aspecto uniforme.
  • Piel grasa. Aparece en la pubertad y afecta a la mitad superior del cuerpo. La piel es gruesa, brillante, húmeda y los poros están dilatados.
  • Piel seca. Es una piel que ha perdido su humedad natural y su aspecto es de tirantez, es rugosa, sin brillo y algunas veces aparece agrietada.
  • Piel mixta. Tiene zonas secas, grasas y también normales distribuidas de manera desigual.
  • Piel sensible. Esta piel es de textura fina y delicada. Se irrita con facilidad.

Si tu piel se irrita fácilmente, ten en cuenta que realizar algunas actividades aumentala irritación. Sonlas siguientes.

  • Usar agua muy caliente en el baño.
  •  Nadar frecuentemente en piscinas. El cloro irrita la piel.
  • Los cambios climáticos, sobre todo el clima muy frío y seco.
  • No aplicarse crema después del baño.

Aquí te resumimos algunos consejos para que sepas cómo comprar y cómo utilizar los cosméticos.

  • Compra cosméticos que están debidamente etiquetados. Así mismo, elige los que son adecuados para tu piel.
  • Lo mejor es utilizar productos hipoalergénicos. Estos cosméticos son menos propensos a causar reacciones alérgicas. Eso no quiere decir en cambio, que no puedan producir alergias.
  • Utiliza adecuadamente los envases. Ciérralos herméticamente y no los expongas a la luz solar ni a temperaturas elevadas.
  • Ten en cuenta la fecha de caducidad de los productos. No compres envases grandes, ya que pueden caducar antes de utilizar todo el producto. Además, es conveniente reponer estos productos cada tres meses.
  • Debido a razones de salud, no compartas tus cosméticos.
  • Utiliza en su justa medida las pinturas y los productos para el cabello. Una mala utilización de estos productos puede ser dañina.
  • Si notas que el producto que estás utilizando te causa alguna irritación, o reacción suspende inmediatamente su aplicación.

Ir al inicio

Tatuajes: más que un dibujo

Un tatuaje, es la marca o dibujo permanente que se realiza en la piel. Este proceso se lleva a cabo introduciendo pigmentos insolubles en la piel, y para ello, se hace una perforación. Hoy en día, el tatuaje está muy de moda, pero no hay que olvidar, que se trata de una manera de embellecer la piel que se practica desde hace miles de años.

Antes de hacerte un tatuaje, debes tener en cuenta que corres algunos riesgos. Y es que, puedes contraer infecciones, hongos, herpes, alergias, hepatitis B, hepatitis C e incluso el virus del SIDA. Por ello, es muy importante que elijas adecuadamente el centro donde vayas a realizar el tatuaje. Así mismo, no hay que olvidar que algunas personas no pueden hacerse un tatuaje. Son los siguientes:

Tatuaje
Autor/a foto: Vitorio Benedetti.
  • Las personas que tienen alguna enfermedad de la piel.
  • Personas que tienen alergia a determinados pigmentos y metales.
  • Personas que tienen hemofilia o epilepsia.
  • Personas que tienen un marcapasos.

Un tatuaje es una pigmentación duradera, es decir, para toda la vida. Hoy en día existen diversas técnicas que eliminan los pigmentos de la piel, pero éstas no son efectivas en su totalidad. También existen otros modos de embellecer la piel, que son menos dolorosos y que duran un determinado tiempo. Estas técnicas son las siguientes:

  • Tatuajes adhesivos o calcomanías: Se colocan fácilmente y resisten al agua y al sudor. Al cabo de unos días desaparecen.
  • Tatuajes solares: Se trata de una pigmentación cutánea natural. Es una lámina adhesiva que se pega al cuerpo, y aprovecha los rayos solares para realizar un dibujo sobre la piel. Se va cuando desaparece el moreno.
  • Tatuajes de henna: Son dibujos realizados con colorantes, sin necesidad de romperla piel. El pigmento se absorbe y dura alrededor de dos semanas. Es una buena solución, ya que evita sufrimientos innecesarios y se puede cambiar de imagen cuando se quiera.
Tatuaje
Autor/a foto: jaimebisbal.

Si has decidido hacerte un tatuaje, te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes aspectos. De esta manera, no correrás riesgos.

  • Antes de hacerte un tatuaje piénsatelo bien. No olvides que se trata de un dibujo para toda la vida.
  • Si eres menor de edad, necesitas el consentimiento por escrito de tu padre, madre o tutores.
  • Decide qué vas a tatuarte y dónde. Y es que, según la zona que elijas, el dibujo puede deformarse y el proceso puede resultar muy doloroso.
  • No es recomendable tatuarse la cara y el dorso de la mano. Asímismo, la zona donde te hagan el dibujo, debe estar limpia, sin rozaduras ni quemaduras.
  • Asegúrate de que el centro escogido tiene autorización para realizar dicha actividad y de que cumple las normas de higiene y de seguridad.
  • Asegúrate de que el tatuador utiliza material esterilizado y desechable, y de que usa mascarilla y guantes.
  • Sigue las indicaciones del tatuador a la hora de cuidar el tatuaje.
  • Pide y guarda la factura por el trabajo realizado. Te será de utilidad si piensas hacer una reclamación.
  • Si tienes algún problema con el tatuaje, acude inmediatamente al médico y haz una reclamación.
  •  No olvides que, no puedes donar sangre hasta que pase un año desde que te has hecho el tatuaje.

Ir al inicio

Piercings, perforando el cuerpo

Piercing
Autor/a foto: Aaron Dieppa.

El piercing es una perforación en la piel que facilita la colocación de anillos, pendientes o barras de acero. El objetivo del piercing es totalmente estético y busca decorarla piel. No hay que olvidar en cambio, que tu salud se ve afectada y por lo tanto, es imprescindible que te coloque el piercing un profesional. Así mismo, se deben seguir unas normas de higiene y seguridad. Y es que, se pueden producir diversas complicaciones:

  • Complicaciones generales como infecciones de tipo hepatitis B o SIDA.
  • Complicaciones locales como desgarros, sangrados, fisuras de dientes, lesiones de nervios y arterias, etc.

Antes de colocarte un piercing debes decidir dónde ponerlo. Según la zona que elijas, el estilo del pendiente cambiará y también el tiempo que necesita la herida para cicatrizarse. Estos son los tipos de piercing que hay:

  • Faciales: se puede decir que son los más corrientes. Después de colocarlo, se debe limpiar la herida dos veces al día durante dos meses. Es recomendable que durante ese período de tiempo no se utilice maquillaje.
  • Orales: con este tipo de piercing se debe tener más cuidado. Después de colocarlo, es recomendable no beber alcohol, no ingerir comidas picantes y hablar con cuidado. Tarda en cicatrizarse 8 semanas, y se debe limpiar tres veces al día.
  • Corporales: se debe tener cuidado con las rozaduras que puede producirla ropa. Por lo demás, se debe limpiar dos veces al día durante un período de tiempo de dos meses.
  • En los genitales: este es el piercing más complicado, ya que exige un cuidado y una limpieza muy cuidadosa. Además, necesita más tiempo que el resto para cicatrizarse. En algunos casos incluso 6 meses.

En general, cuando se coloca un piercing no se debe bañar ni en la piscina ni en el mar hasta que se haya terminado el proceso de cicatrización. Por lo tanto, es mejor no perforarse el cuerpo en verano.

Si has decidido colocarte un piercing, sigue los siguientes consejos. Te ayudarán a no poner en riesgo tu salud.

Piercing
Autor/a foto: Seguir Ari Bakker .
  • Elige un piercing fabricado con materiales hipoalergénicos, como oro, plata, titanio, acero quirúrgico o plástico.
  • Acude a un centro que está autorizado para realizar este tipo de actividades. Es decir, donde se respeten las normas de higiene y prevención de riesgos sanitarios. Asimismo, fíjate que el material que se utiliza está esterilizado y que es de un sólo uso.
  • Cuando te coloques el piercing, no deber padecer ningún tipo de enfermedad o infección, ya que, tu sistema inmunológico puede estar debilitado.
  • Colócate el piercing en una zona de la piel en la que no haya rozaduras, quemaduras, granos, reacciones alérgicas, ni síntomas de enfermedades dermatológicas. Así mismo, deben limpiarte y desinfectarte la piel.
  • En conveniente aplicarse una vacuna antitetánica. No olvides que no puedes donar sangre durante un año.
  • Decide dónde vas a colocarte el piercing, ya que en algunas zonas es más fácil que se arranque, y en otras, la herida necesita más tiempo para cicatrizarse y hay más riesgo de infección.
  • Después de colocarte el piercing sigue los consejos del profesional. Deja que la herida se cicatrice y cuida la zona adecuadamente. Si tienes fiebre, enrojecimiento, inflamación, dolor o molestias, acude al médico.
  • Pide y guarda la factura. Te será de utilidad si piensas hacer una reclamación.
  • Si eres menor de edad, necesitas el consentimiento por escrito de tu padre, madre o tutores.

Ir al inicio

Cirugía plástica, ¿qué supone?

Autor/a foto: Ted Eytan.

Una operación de cirugía plástica es una operación quirúrgica que se lleva a cabo con el objetivo de restaurar o mejorar una determinada zona del cuerpo. Cada vez más personas, y también más jóvenes, deciden someterse a este tipo de operaciones para desprenderse de un complejo, arreglar una zona lesionada o mejorar el aspecto físicamente.

Existen dos tipos de cirugía plástica. Son los siguientes:

  • Cirugía Plástica-Reparatoria. Este tipo de cirugía procura restaurar o mejorar la función y el aspecto físico en las lesiones causadas por los accidentes, quemaduras y otras causas.
  • Cirugía Plástica-Estética. En este tipo de cirugía se trata con pacientes sanos, que quieren corregir una alteración de la norma estética. Su finalidad es la de obtener una mayor armonía facial y corporal y paliar las consecuencias del envejecimiento.

No se debe olvidar en cambio, que se trata de una operación quirúrgica como cualquier otra y entraña ciertos riesgos. Antes de someterse a una operación de este tipo, es muy importante pensárselo bien y acudir a un buen centro médico. Aquí te resumimos algunos consejos que puedes seguir.

  • No olvides que la operación no es la única solución. Antes de decidirte a pasar por el quirófano, ten en cuenta otras posibilidades. Infórmate sobre los riesgos y consecuencias que puede tener la operación.
  • Visita distintos centros médicos y consultas antes de decidirte. Comprueba que el centro elegido es legal, y dispone de salas de reanimación y UVI. Comprueba que el centro está autorizado por el Departamento de Salud del Gobierno Vasco.
  • Comprueba que el médico que te va a realizar la operación está colegiado, tiene el título exigido y experiencia. Acude para informarte al Colegio Oficial de Médicos.
  • Exige que te realicen un estudio preoperatorio.
  • Infórmate sobre las técnicas y los métodos que se van a utilizar en la operación.
  • Pide un presupuesto por escrito.
  • Guarda la factura, una copia de la historia clínica y todos los documentos que tengas sobrela operación. Te serán de utilidad si piensas hacer una reclamación.

Ir al inicio

Fecha de última modificación: 15/05/2015
 

Ayúdanos a difundirlo:

     

Enlaces de Interés

Euskadi, bien común