Logotipo de Facebook Logotipo de Twitter Logotipo de RSS

Fecha de publicación: 29/04/2016

Análisis del empleo en la juventud vasca de 16 a 29 años

Avance de datos del estudio Empleo y emancipación 2015 que está elaborando el Observatorio Vasco de la Juventud


Algo más de un tercio de la juventud de 16 a 29 años trabaja como ocupación principal. Sus condiciones laborales destacan por la alta temporalidad, el incremento del trabajo parcial, los salarios “mileuristas” y que sólo en la mitad de los casos son trabajos relacionados con la formación o estudios de la persona joven que los ocupa.

Las personas ocupadas menores de 30 años se reparten prácticamente por igual entre quienes tienen contrato temporal y quienes tienen contrato indefinido o fijo discontinuo o bien son cooperativistas. El porcentaje de jóvenes con trabajo temporal supera en más de diez puntos la media europea. Por el contrario, el porcentaje de jóvenes autónomos o empresarios es similar a la media europea pero ha descendido en los últimos años.

Algo más de un tercio de la juventud trabaja a jornada parcial, principalmente por no haber encontrado un trabajo a jornada completa. El trabajo parcial se ha incrementado en los últimos años, especialmente entre las mujeres, y nuevamente supera en más de diez puntos la media europea.

Poco más de la mitad de la juventud tiene un trabajo encajado, esto es, muy o bastante relacionado con su formación.

El sueldo medio de la juventud ocupada menor de 30 años es cercano a los 1000 euros mensuales, aunque hay grandes diferencias entre chicos y chicas.

En general la situación laboral de las mujeres jóvenes es peor que la de los hombres: tienen más contratos temporales que ellos, trabajan más a jornada parcial y cobran salarios menores.

[subir]

  • Se recupera el empleo aunque no se alcanza el porcentaje de la situación previa a la crisis

En 2015 se ha incrementado el porcentaje de jóvenes cuya ocupación principal es el trabajo (porcentaje que había seguido una tendencia a la baja desde el inicio de la crisis) y alcanza el 34,8 %.

En este estudio se hace referencia a la ocupación principal que las propias personas jóvenes mencionan, y en este porcentaje no se incluye a las personas cuyo principal quehacer es estudiar aunque tengan algún tipo de trabajo adicional.

Por ello este dato no puede compararse con las tasas de ocupación que ofrecen Eustat, INE o Eurostat, ya que las tasas de ocupación que ofrecen estos institutos de estadística se basan en la definición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece que la población ocupada está compuesta por las personas que tienen un empleo remunerado o ejercen una actividad independiente y han trabajado al menos una hora durante la semana de referencia y aquellas que, no habiéndolo hecho, mantienen un vínculo formal con su empleo (están de baja por enfermedad, de vacaciones, etc.) y perciben algún tipo de remuneración y/o tienen prevista la reincorporación en el plazo de tres meses.

[subir]

  • Crece el porcentaje de jóvenes que llevan menos de un año en su empleo

Se ha incrementado la proporción de quienes llevan menos de un año en su empleo, que en 2015 alcanza el 44 %. Esto es, a partir de la crisis nos encontramos con dos situaciones contrapuestas: quienes han resistido a los envites de la crisis y presentan una antigüedad en el empleo superior a los tres años y quienes sólo consiguen trabajos temporales y llevan menos de un año en su puesto de trabajo.

[subir]

  • En los dos últimos años han crecido los contratos indefinidos

En 2015 el 41,6 % de las personas ocupadas de entre 16 y 29 años tienen contrato indefinido. Otro 1,6 % es fijo discontinuo y un 0,3 % cooperativista, con lo que podemos señalar que el 43,5 % de la juventud ocupada tiene un contrato que le garantiza continuidad en su trabajo.

Por el contrario, un 44,2 % tiene un contrato temporal. Este colectivo se reparte entre quienes tienen un contrato por obra o servicio determinado (16,4 %), un contrato estacional o de temporada (11,2 %), de prácticas o aprendizaje (4,4 %), de interinidad (2,5 %) u otro tipo de contrato temporal (9,6 %).

Finalmente, un 6,1 % del total de jóvenes ocupados es autónomo o empresario y otro 5,9 % no tiene contrato.

En 2015 se ha producido una recuperación de los contratos indefinidos respecto a 2013, y el porcentaje actual es similar al registrado en 2004 y 2008.

Por otro lado, si comparamos las cifras de Euskadi con las de los distintos países que integran la Unión Europea, vemos que el porcentaje de jóvenes con trabajo temporal en Euskadi supera con creces la media de la UE (32,6 % en 2015) y se sitúa entre los países con mayores porcentajes de empleos temporales respecto del total de empleos.

[subir]

  • El trabajo por cuenta propia es escaso

Un 6,1 % de las personas jóvenes ocupadas son autónomas o empresarias. Este porcentaje es similar a la media europea (6,4 % de acuerdo a los datos publicados por la Oficina Estadística Europea, Eurostat, correspondientes a 2015).

El trabajo por cuenta propia está más extendido entre los hombres que entre las mujeres. En Euskadi son un 7,9 % y en Europa (media de los 28 países) son otros tantos (7,9 % también) los hombres jóvenes ocupados que trabajan por cuenta propia. El porcentaje de mujeres de 16 a 29 años trabajando por cuenta propia respecto del total de mujeres jóvenes ocupadas es menor que el de los hombres, tanto en Euskadi (4,1 %) como en la UE (4,8 %).

¿Pero estas personas tienen su propia empresa o están dadas de alta en el régimen de autónomos pero trabajan para otra empresa? Se ha preguntado a la juventud vasca que afirma ser autónoma por esta cuestión y dos tercios señalan que cuentan con su propia empresa, mientras que el tercio restante indica que trabaja para otra empresa. Si nos ceñimos a quienes dicen tener su propia empresa vemos que se trata del 4,1 % del total de la juventud ocupada menor de 30 años.

En 2013 el porcentaje de autónomos y autónomas con su propia empresa suponían un 8,3 % del total de la juventud ocupada menor de 30 años. Esto es, en dos años las cifras se han reducido a la mitad.

[subir]

  • Un tercio de la juventud que trabaja lo hace a tiempo parcial; las mujeres más que los hombres

Dos tercios de la juventud ocupada de entre 16 y 29 años trabajan a jornada completa (65,3 %) mientras que otro tercio lo hace a jornada parcial (34,6 %).

Los trabajos a jornada completa son más habituales entre quienes tienen de 25 a 29 años (67,1 %) que entre las y los menores de 25 años (61,2 %); pero, sin duda, las mayores diferencias se aprecian entre hombres y mujeres. Entre los hombres jóvenes un 77,9 % trabaja a jornada completa, mientras que entre las mujeres jóvenes este porcentaje desciende hasta el 50,9 %. Y es que entre las mujeres prácticamente la mitad (48,9 %) trabaja a jornada parcial.

De 2013 a 2015 se ha producido una ligera recuperación del trabajo a jornada completa entre los hombres, cosa que no ha ocurrido entre las mujeres, sino todo lo contrario, entre las mujeres jóvenes el porcentaje de quienes trabajan a jornada parcial ha aumentado diez puntos porcentuales.

Aunque la media de los 28 países que integran la UE es de un 23,2 % de personas jóvenes ocupadas de 15 a 29 años trabajando a jornada parcial -media bastante inferior a la registrada en Euskadi (34,6 %)-, las diferencias por sexo también se dejan sentir en Europa: las mujeres jóvenes europeas tienen jornada parcial en el 31,1 % de los casos, mientras que entre los hombres jóvenes europeos únicamente un 16,4 % trabaja a jornada parcial.

Casi dos tercios (62,6 %) de quienes trabajan a tiempo parcial en Euskadi, hombres y mujeres, argumentan que no han encontrado un trabajo a jornada completa, otro 17,2 % señala que trabaja a jornada parcial por propia voluntad o interés, un 3,8 % aduce obligaciones familiares, un 3,1 % indica que está en expediente de regulación de empleo o en reducción de las horas de trabajo obligada o impuesta por la empresa y el 12,8 % restante por otro motivo sin especificar.

[subir]

  • Únicamente la mitad tiene un trabajo relacionado con su formación

La juventud se reparte casi por igual entre quienes afirman que su trabajo actual está muy o bastante relacionado con su formación (52,7 %) y quienes señalan que guarda poca o ninguna relación con sus estudios (46,7 %).

Además, en cada extremo encontramos a un tercio de la juventud ocupada, un 33,1 % dice que su trabajo está muy relacionado con la formación y otro 33,7 % cree que no está nada relacionado, mientras que el tercio restante se reparte entre quienes opinan que está bastante o poco relacionado.

El porcentaje de quienes señalan que su trabajo está muy o bastante relacionado con su formación viene oscilando entre el 50 % y el 60 % en los últimos años: 51,5 % en 2008, 58,7 % en 2011, 52,9 % en 2013 y 52,7 % en 2015.

[subir]

  • Aumenta el salario medio pero desciende el salario de las mujeres jóven

El salario medio de una persona joven ocupada de entre 16 y 29 años en Euskadi es de 996 € mensuales en 2015.

Si bien este es el salario medio, hay muchas diferencias entre colectivos.

Quienes trabajan a jornada completa perciben, de media, 1195 € al mes, frente a los 605 € de quienes trabajan a jornada parcial.

Los hombres cobran más que las mujeres: 1125 € de media ellos, frente a los 867 € de ellas. Ya hemos señalado anteriormente que prácticamente la mitad de las mujeres jóvenes están trabajando a tiempo parcial actualmente y quienes trabajan a tiempo parcial cobran, de media, la mitad que quienes trabajan a jornada completa. ¿Pero es esta la única razón por la que las mujeres perciben salarios menores a los de los hombres? Para comprobarlo hemos contrastado los salarios de hombres y mujeres que trabajan a jornada completa y vemos que en ese caso también los hombres cobran algo más que las mujeres: 1242 € los hombres y 1119 € las mujeres. Las diferencias salariales, por tanto, no se deben únicamente a la mayor extensión de las jornadas parciales entre las mujeres.

El salario medio se ha incrementado ligeramente respecto a 2011 y 2013 pero las mujeres cobran ahora, de media, menos que entonces.

[subir]

¡Síguenos en las redes sociales!