Portal de Gazteaukera

Logotipo Gazteaukera. Euskadiko gazteentzako ataria. Portal de la Juventud de Euskadi

Euskadi.eus. Euskal Administrazioen ataria. Portal de las Administraciones Vascas

 
Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Euskera

Directrices para la creación de sitios web bilingües/plurilingües

 

1. Ventajas y razones para la confección de páginas web bilingües o plurilingües

En primer lugar, la posibilidad de visitar un sitio web en euskera o de recibir la información en euskera responde al deseo y necesidad de los clientes vascohablantes. La empresa que hace su oferta en euskera da un mejor servicio al cliente, gana en cercanía y responde mejor a las expectativas de los potenciales compradores. Dicho de otro modo, prueba que es capaz de dar un servicio de mayor calidad.

Además, tanto el ámbito comercial como en las relaciones públicas está bien probada la importancia de dirigirse al cliente en su propia lengua. Quien se dirige en euskera al cliente vascohablante, además de mostrar respeto hacia la lengua, conseguirá más fácilmente su adhesión. Por tanto, es muy recomendable para las empresas del País Vasco ampliar los contenidos de las páginas web a la posibilidad de ofrecerlos en euskera. La mayoría de las veces, en esas páginas web la empresa utilizará lenguas de mayor difusión, casi siempre el castellano, y también el inglés u otras lenguas, dada la internacionalización de las relaciones comerciales. En muchas ocasiones, las empresas crearán sitios preferentemente plurilingües antes que bilingües. Por eso, es tan importante que el euskera figure junto con otras lenguas, sin ninguna dependencia y sin ser relegada a un segundo plano.

En la medida en que el número de vascohablantes ha ido creciendo en las últimas décadas, cada vez son más los clientes igualmente vascoparlantes, cada vez son más los ciudadanos que demandan los servicios en euskera. El consumidor o usuario vascoparlante de manera más problable se dirigirá a una empresa que le ofrece los productos y los servicios en euskera y que, a su vez, muestra un respeto hacia su lengua que a una que le hace toda su oferta en otra única lengua. Por tanto, es de esperar que la cabida del euskera en el sitio web haga aumentar el número de clientes potenciales.

Por otro lado, los sitios web reflejan la realidad cultural y lingüística de la sociedad. Las empresas del País Vasco forman parte de un contexto social concreto y si no son capaces de incorporar esa realidad pueden errar ante un amplio sector de ella. En una sociedad que está intentando la recuperación y el restablecimiento del euskera, en un contexto en el que la mayoría social está a favor del euskera, el uso del euskera contribuye a mejorar la imagen de la empresa. Una empresa que coincide con las inquietudes y los deseos de los ciudadanos está más integrada en su entorno natural y resultará beneficiada con esa imagen.

A través de los consejos y recomendaciones que se refieren a continuación se quiere lograr que al diseñar las páginas web se asegure una digna presencia del euskera, que sea presentado al mismo nivel que el castellano, el inglés u otra lengua cualquiera y que se evite la subordinación que en muchas ocasiones genera el propio diseño. Son recomendaciones prácticas, enfocadas al usuario que opte por navegar en euskera con el fin de que lo pueda hacer con comodidad y de que encuentre el modo de acceder a la información que necesite en dicha lengua, sin necesidad de recurrir a otras.

 

2. Página principal

La página principal es la de presentación del sitio web de la empresa, el primer contacto que el usuario establece ese sitio web y, dada la importancia que tienen las primeras impresiones, tiene una especial relevancia. Debe ponerse especial empeño para que los clientes desde un primer momento observen la posibilidad de navegar en euskera y para que esa opción sea tan atractiva como el resto.

En los sitios web bilingües o plurilingües existe una práctica que se observa a menudo y que es desechable teniendo en cuenta el principio de la igualdad de las lenguas: presentar una página principal monolingüe ofreciendo la opción del cambio de lengua. En estos casos el castellano ha venido siendo la lengua principal y el usuario bilingüe debe tomar una decisión consciente en contra del itinerario que le muestra la página web. Esta práctica dificulta claramente llegar a los contenidos en euskera, en tanto en cuanto les exige a los vascoparlantes un clic adicional.

Con el fin de respetar la igualdad existen dos posibilidades:

  1. Página principal totalmente bilingüe. En las páginas que tienen forma de directorio los índices pueden darse en dos lenguas, de tal manera que los títulos en cada una de las lenguas enlazan con sus respectivos contenidos. Esta opción conlleva el riesgo de producir páginas muy compactas o confusas. Además, cuando las lenguas son tres o más se convierte en casi inviable.
  2. La página de apertura bilingüe o plurilingüe, diseñada deliberadamente para la opción de lengua. Una vez que el usuario ha elegido la lengua se mostrará la página principal íntegramente en la lengua por la que ha optado. Esta es la opción más recomendable, puesto que es la más atractiva desde la perspectiva del diseño y porque guarda el principio de igualdad de las lenguas.

Cualquiera que sea la opción de la empresa, es imprescindible insertar un botón de elección de lengua en la página principal y también en las siguientes páginas, siempre en la misma posición y de manera que sea bien visible. A la vista de la experiencia existente en torno al diseño de las páginas web, pueden darse estos consejos referidos al botón de cambio de lengua:

  • Es conveniente posicionar el botón en la cabecera de la página junto con las otras herramientas de navegación y repetirlo a través de la página para no tener que ascender otra vez.
  • Utilizar tipos de letra y colores llamativos.
  • Insertarlo en toda la página web siempre en la misma posición y en todas las páginas.
  • Utilizar el nombre de la lengua para denominar el botón (Euskara, Español, English…), para evitar los malos entendidos que pueden provocar las banderas u otros signos.

 

3. Navegación

Al diseñar páginas web ha de tenerse en cuenta que el usuario bilingüe debe tomar decisiones cuando navega a través de la página y que el propio diseño tiene una gran importancia en la medida en que influye en esas decisiones. El usuario puede tomar dos tipos de decisiones: la primera es la que hace en la primera página respecto a la lengua, y la segunda la que puede hacer con respecto al cambio de lengua en cualquier página una vez introducido en la página web.

Pueden darse múltiples razones en un momento dado para pasar de la versión en euskera a la versión en la otra lengua: la deficiencia de la traducción versión euskera, el deseo de contrastar la terminología, el sentimiento de mayor seguridad en la otra lengua referido a algunos temas concretos o la simple curiosidad o ansia de saber. Por eso, es recomendable disponer de un botón de cambio de lengua en todas las páginas de la web para así poder consultar los textos en otra (u otras) lengua(s).

En los sitios web donde los contenidos en euskera no son tan numerosos como los contenidos en otra(s) lengua(s) también es conveniente disponer de botón para elegir la lengua. Cuando falta el contenido en euskera es conveniente facilitar una escueta explicación y ofrecer el nexo directo con la versión en la otra lengua de tal forma que el usuario no se vea en la necesidad de tener que volver a la página principal para iniciar la búsqueda de ese material.

 

4. Contenidos bilingües/plurilingües

En caso de decidir incluir el euskera en la página web, no es conveniente reducirlo a un nivel simbólico. Se debe intentar asegurar la presencia de contenidos en euskera más allá de de la página principal. Puede suceder, sin embargo, que ofrecer todo el material de la empresa en dos lenguas (o más) provoque una carga excesiva en la página web. En estos casos, es más recomendable limitar los contenidos que colgar todo en la red, elegir lo principal y facilitarlo en las dos lenguas. De hecho, la página web es un medio más de difusión de la información y no conviene cargarla demasiado con toda la que puede ofrecer la empresa.

También al introducir los nuevos contenidos, existe el riesgo de que se produzca un desequilibrio entre las lenguas. En muchas ocasiones al añadir textos nuevos se ha priorizado la opción del castellano y las versiones en euskera se relegan a la espera de la traducción. La imagen de lengua de segunda que le infiere esa práctica es muy perniciosa: la información útil y al día está en la otra lengua, por tanto, es ésa la que se convierte en lengua real de comunicación, mientras que el euskera corre el riesgo de convertirse en un mero adorno. A la hora de colocar el nuevo material en la página web, la mejor práctica consiste en hacerlo pausadamente y en las dos lenguas a la vez.

En cuanto al diseño, los contenidos de una y otra lengua deberían mantener el mismo aspecto gráfico. Además de facilitar el propio diseño, es más cómodo para el usuario y garantiza la igualdad entre las dos lenguas. Si se utilizan diferentes tipos de letra y colores, los textos de una lengua pueden resultar más fáciles de leer que los de la otra. La letra cursiva, por ejemplo, dificulta la lectura en la pantalla.

 

5. Precisión de la terminología y calidad de la lengua

Hoy en día en muchas de las páginas web que existen en la red los textos en euskera son meras traducciones de los originales en castellano con el riesgo que ello conlleva. De hecho, una traducción no apropiada puede hacer desistir al lector y orientarle a la versión en la otra lengua. Para que el lector continúe con la versión en euskera, es imprescindible presentar textos adecuados y de fácil lectura.

La primera dificultad es la terminología. Aunque aún no se han abordado algunos campos específicos, es enorme el avance que se ha realizado unificando y elaborando la terminología en euskera. Por ello, no son fácilmente entendibles las diferencias que aún hoy en día pueden apreciarse entre unos y otros sitios web, así como la multitud de términos que se observan en ellos, en tanto en cuanto infringen la regla de oro que obliga a utilizar un único término para cada concepto técnico. La situación es peor todavía cuando esa multitud de términos sucede en la misma página web. Esta práctica desespera al lector y le empuja a priorizar la versión en la otra lengua. Para que eso no suceda existen actualmente recursos suficientes; así, por ejemplo, los bancos terminológicos: Euskalterm, Diccionarios de Euskera-euskera (Harluxet), euskera-castellano (Elhuyar) y euskera-inglés (Morris), así como otros (Sinonimoen hiztegia y Terminologia eta Lexikografiako Zentroa) disponibles. También el Corrector Ortográfico puede resultar útil.

La adecuación del texto es otro aspecto a tener en cuenta. Además de respetar las Normas de Euskaltzaindia, conviene también cuidar el estilo y presentar textos de fácil lectura, para no añadir esfuerzo y trabajo al usuario que la otra versión no le exige. De hecho, en muchas ocasiones los textos en euskera tienen un claro matiz de ser textos traducidos, están subordinados a la sintaxis o las locuciones de la otra lengua (castellano) y resultan extraños a quien los quiere leer en euskera. Es recomendable, por tanto, repasar los textos y adaptarlos al modo más profesional, a favor de la calidad y la legibilidad de la lengua. En caso de necesitar profesionales de la traducción o de la corrección de textos: EizieUzei e Ivap.

6. Consejos

He aquí, completando y resumiendo lo referido hasta el momento, varias directrices para diseñar páginas web bilingües o plurilingües.

  1. En las direcciones URL conviene nombrar a los archivos y a las carpetas en la lengua que se dan los contenidos de esos archivos y carpetas. Además, de esta forma, cortando la dirección de derecha a izquierda se tendrá la opción de ascender a un nivel superior sin necesidad de salir de esa lengua.
  2. Se recomienda que el contenido de cada página se facilite en una única lengua. Las páginas bilingües, si han de ser, pueden confeccionarse en las páginas principales o en los menús de los niveles superiores en la jerarquía
  3. En caso de querer utilizar páginas bilingües, debe mantenerse la misma estructura de ordenamiento para los textos de las dos lenguas: lo de la izquierda siempre a la izquierda, lo de la derecha a la derecha; en las listas de menús duplicadas lo primero siempre en primer lugar, lo segundo en segundo lugar.
  4. A la hora de ordenar los textos ha de considerarse que se otorga prioridad a lo que está en un nivel superior en perjuicio de lo que está en un nivel inferior, y de igual forma, a lo que se dispone a la izquierda en comparación con lo que se dispone a la derecha.
  5. Para respetar la igualdad entre las lenguas han de darse los mismos contenidos en las dos lenguas. Si es imposible facilitar todos los materiales en las los lenguas, ha de ofrecerse un resumen y junto con él un enlace con la versión completa en la otra lengua.
  6. No obstante, ciertas informaciones debieran darse en las dos lenguas: edictos, especificaciones sobre la forma de contactar, peticiones de feedback o mensajes de error, entre otras.
  7. En caso de querer utilizar colores, tipos de letra u otros recursos para diferenciar las lenguas, conviene que siempre sean los mismos en toda la página web. Sin embargo, no es recomendable utilizar tipos de letra diferentes en los textos, y mucho menos aquellos que dificultan la lectura.
  8. Los botones para el cambio de lengua han de colocarse siempre en el mismo lugar en todas las páginas, repitiéndolo para ello en todas ellas, en un lugar también visible mientras se carga la página, a ser posible en la cabecera.
  9. Los botones de cambio de lengua deben tener siempre el mismo aspecto. Para ello, se recomienda utilizar los nombres de las lenguas y marginar las banderas y otros tipos de símbolos.
  10. Cuando se utilizan textos o etiquetas ALT en los gráficos, deben ponerse en la lengua del texto principal.
  11. Debido a que los iconos son meras imágenes y, a no ser que exista una gran lejanía entre las culturas, debido a que son igualmente entendidos por todos los hablantes, se recomienda utilizar los mismos en las dos lenguas.
  12. Debe utilizarse la terminología más unificada posible, aprovechando para ello los recursos que están al alcance de todos. Es necesario ofrecer un glosario con los términos técnicos, con los que no son estándar o con los que se utilizan poco, con sus significados y con sus equivalentes en otras lenguas.
  13. Para garantizar la adecuación de los textos conviene que la revisión y la corrección se lleven a cabo de la forma más profesional.

 

7. Ejemplos

En este apartado se dan ejemplos con el objetivo de ilustrar las cuestiones mencionadas. Cada vez es mayor el número de sitios web que le hacen un digno lugar al euskera y, por tanto, los que se proporcionan aquí no son más que algunos de esos ejemplos. No son la consecuencia de una selección que responda a un criterio concreto (y aún menos se refieren con la intención de minusvalorar lo que no se referencia aquí). En consecuencia, sea considerado lo mencionado aquí por su valor ilustrativo.

  • Existen sitios web totalmente en euskera, normalmente las de medios de comunicación euskaldunes. En la prensa diaria, por ejemplo, la de Berria, que también ofrece la edición en inglés del periódico. Entre los semanarios puede verse la de Argia y en cuanto a revistas de carácter local tenemos, a modo de ejemplo, la de Uztarria, provista de un ameno foro de discusión.
  • Entre las empresas que tienen una relación asidua con los clientes vascoparlantes están los organismos financieros. La página de Kutxa, por ejemplo, tiene una página de apertura que da opción a dos lenguas: euskera y castellano. Ofrece los mismos contenidos en esas dos lenguas, y los botones de cambio vienen dados en la cabecera. Otro tanto sucede con el sitio de Caja Laboral. En este caso, son tres las lenguas por las que se puede optar (euskera, castellano e inglés), siendo el contenido igual en euskera y castellano y no así en inglés, que es más reducido. También los botones de cambio de lengua van a la cabecera.
  • Entre las páginas que tienen una relación directa con los consumidores la de Eroski enlaza directamente con la página principal en castellano con botones de cambio de lengua en la cabecera, que a través de la web se sitúan a la izquierda. Ofrece los contenidos en seis lenguas. La Revista Consumer sigue el mismo esquema, pero la opción de cambio de lengua se da en la cabecera de las hojas. Los contenidos se ofrecen en cuatro lenguas. La de Megadenda muestra directamente la página principal en euskera y ofrece los contenidos en cuatro lenguas, facilitando el botón de cambio de lengua en todas las hojas en un lugar bien visible.
  • En el sector industrial, aunque el número de vascoparlantes no es amplio, existen empresas muy avanzadas en la normalización del euskera con páginas web a modo de ejemplo. En este sentido, podemos analizar dos: la de Elay y la de Batz. Las dos siguen un esquema muy parecido: una hoja de apertura que da opción a cinco lenguas, el mismo contenido en las cinco lenguas, pero sin posibilidad de cambio de lengua en todas las páginas

 

8. Bibliografía

 

Ayúdanos a difundirlo:

     

Enlaces de Interés

Compromiso con las personas