Portal de Gazteaukera

Logotipo Gazteaukera. Euskadiko gazteentzako ataria. Portal de la Juventud de Euskadi

Euskadi.eus. Euskal Administrazioen ataria. Portal de las Administraciones Vascas

  • Logotipo de Facebook
  • Logotipo de Twitter
  • Logotipo de RSS

Observatorio Vasco de la Juventud

Fecha de publicación: 23/04/2013

Ana Ramírez de Ocáriz y Miren Lopez de Arregi del Centro Sexológico EMAIZE-Sexologia Zentroa responden unas preguntas sobre educación sexual y jóvenes

Entrevista a las formadoras del curso de educación sexual del OVJ.

  • ¿Por qué es importante atender la sexualidad de las personas jóvenes?

Desde nuestro punto de vista es importante y necesario atender las sexualidades en todas las etapas de la vida, porque desde que nacemos (incluso desde la propia fecundación) hasta que morimos somos seres sexuados, es decir, niñas y niños, que nos vamos construyendo, viviendo y expresando en ese hacerse hombres y mujeres. Cada una y cada uno con nuestra peculiar manera de sentirnos, entendernos, enamorarnos,… en definitiva vivirnos de una manera única e irrepetible en el cuerpo que nos ha tocado y en este mundo en concreto. Los sexos y las sexualidades por tanto, como parte intrínseca de todos y todas nosotras, es importante cultivarlos para que cada uno y una se conozca, se entienda y pueda expresarse de manera positiva.

Aunque durante todo el proceso vital pueden surgir dificultades en nuestra construcción única y peculiar como hombres y mujeres, las personas jóvenes en concreto están en un momento clave para conocerse, para tomar decisiones, para responsabilizarse de sus actos y de las consecuencias de ellos. Saber qué quieren, qué les gusta o qué no les gusta, qué sienten, a quién desean, qué quieren hacer, cómo relacionarse con los otros sexuados, cómo expresarse ante los demás,… Por eso es tan importante ayudarles en este momento de su proceso en el que experimentan tantas cosas por primera vez (primeras parejas, primeras relaciones eróticas, primeros “chascos”,…).

  • ¿Cómo hacerlo? ¿Desde dónde?

Habitualmente se piensa que la atención a la sexualidad de manera consciente hay que empezar a hacerla en la pubertad, pensando que el objetivo prioritario de esta atención debe ser la prevención de determinadas conductas eróticas de riesgo. Es decir, existe la idea de que hay que ir apagando fuegos de manera urgente.

Sin embargo, desde nuestro punto de vista es muy importante atender las sexualidades de las personas jóvenes desde su cultivo, es decir, desde objetivos positivos que contribuyan a que se acepten como son y a que superen los obstáculos que inevitablemente van a aparecer en su vida.

Algunos de esos obstáculos para que un chico o una chica se acepte surgen por el modelo de sexualidad y de erótica imperante en nuestra sociedad, basado en el deseo y las relaciones heterosexuales como lo deseable, donde la relación erótica que casi con exclusividad se considera “aceptable” y “completa” es la penetración vaginal, donde la genitalidad no deja ver las posibilidades del cuerpo en su totalidad, donde chicos y chicas se “tienen que” adaptar a un modelo de masculinidad y de feminidad muy estricto,…. Aunque este modelo de sexualidad ejerza una enorme presión sobre TODA LA POBLACIÓN,  no hay que olvidar que las personas jóvenes son más vulnerables a la presión de grupo,…

Por eso no podemos circunscribir la atención a la sexualidad de las personas jóvenes exclusivamente al ámbito educativo formal (de hecho, en muchos centros escolares no existe ningún tipo de programa de educación sexual). La responsabilidad de esta atención es de todos los agentes sociales y no sólo del profesorado: familia, personal sanitario, medios de comunicación e incluso la comunidad en general. Todas y todos tenemos algo que aportar en este proceso, porque es nuestra responsabilidad y beneficia a la sociedad en su conjunto, ya que unas personas jóvenes educadas en valores de igualdad, diversidad y respeto, serán las personas que constituyan una sociedad basada en esos mismos valores.

  • ¿Qué retos nos encontramos en la actualidad?

Desde luego si queremos que nuestras intervenciones en la atención a las sexualidades sean de calidad tenemos que partir de la reflexión y análisis sobre los cambios que estamos viviendo en nuestra sociedad: los y las jóvenes emigrados o de otros orígenes culturales - quienes tienen otros valores sobre qué es ser hombre y mujer, sobre las relaciones entre los sexos -, la  patologización y medicalización de la sexualidad,…

Otros retos tienen que ver con conseguir relaciones equitativas y respetuosas entre los sexos y desde luego desde la inclusividad de todos los chicos y chicas, incluidos quienes tienen necesidades educativas especiales o alguna dificultad física o sensorial.

Por eso, insistimos, es necesaria la implicación de toda la sociedad para que entre todos contribuyamos a formar a chicos y chicas responsables, capaces de asumir actitudes de equidad, respeto ante la diversidad y responsabilidad en sus relaciones interpersonales.

¡Síguenos en las redes sociales!

  

 

Ayúdanos a difundirlo:

     
Euskadi, bien común